Con la obra Retratos, Fernando Sánchez Torres plasma los rostros de su memoria

Con la obra Retratos, Fernando Sánchez Torres plasma los rostros de su memoria

Los trazos precisos sobre el lienzo dejan ver que este no es solo un pasatiempo de jubilación del doctor Sánchez Torres, por el contrario, se trata de una inquietud que trae consigo desde la niñez.

Y, aunque sus intenciones primarias eran dedicarse a la pintura, la vida le indicó que su rumbo sería la medicina. Camino que, lejos de distanciarlo de las artes, le permitió conocer al detalle la anatomía humana, la misma que se ve reflejada en su nuevo libro Retratos con tal rigor, que es posible percibir que cada personaje respira, que está vivo.

Numerosos científicos, intelectuales, artistas y gobernantes han quedado plasmados en las páginas de este libro que será lanzado el próximo jueves 5 de marzo de 2020, a las 6:30 p. m., en el auditorio del primer piso de la Sede Norte de la Universidad Central (cll. 75 n.° 16-03).

Varios de los retratos seleccionados son icónicos y representan hitos en la vida de Fernando Sánchez Torres, personajes que marcaron su vida entre los que se encuentran, además, sus padres, esposa, hijas y nietos, al igual que niños y viejos, pobres y ricos, débiles y poderosos, desconocidos y famosos.

Fernando Sánchez Torres —médico, escritor e integrante permanente del Consejo Superior de la Universidad Central— es reconocido por abrir espacios al humanismo, la ética y la estética. Aun después de consolidar su trayectoria y reconocimiento en el campo de la salud, en las últimas dos décadas se ha dedicado a la pintura con la misma pasión, sin descanso, como si se tratase de una tarea pendiente, desatendida, pero que nunca dejó de cautivarlo.

Su espíritu observador, como médico y como pintor, es destacado por el doctor Guillermo Páramo, profesor emérito de la Universidad Nacional y profesor honorario de la Universidad Central, quien escribió la presentación del libro, y describe con precisión cómo cada retrato “va más allá del rostro pintado, deja entrever las emociones, revela un carácter, una historia de vida, una personalidad. Induce a la reflexión y al examen cuidadoso de lo que narran silenciosamente las formas, las texturas y los colores que quedaron en la tela”.

En la parte final de libro se incluye la transcripción de una entrevista que Fernando Sánchez Torres concedió al doctor Carlos Francisco Fernández Rincón, asesor médico de El Tiempo, en la que reafirma su gusto y su talento innato por el arte, y su interés por perpetuar el retrato, esta exigente técnica que ha sido apartada por la cámara fotográfica.

Durante esta charla, también reconoció que él mismo ha sido protagonista de su retrato más fácil y del más difícil; que los retratos de Jorge Eliécer Gaitán y del médico Hernando Groot Liévano son los que han marcado su trayectoria artística con mayor fuerza, pero que a su vez son sus favoritos, junto a los retratos de su maestro Ángel Loochkartt, el de Jaime Posada y su último autorretrato.

Sin duda Retratos evidencia a la perfección al Fernando Sánchez de hoy: honesto, colorido, detallista, experimentado y lleno de sentimientos.