Con declaración de emergencia climática, Bogotá avanza para mitigar y enfrentar el cambio climático

Con declaración de emergencia climática, Bogotá avanza para mitigar y enfrentar el cambio climático

 La Secretaría de Ambiente aplaude la aprobación de declaración de emergencia climática realizada este lunes en el Concejo de Bogotá, permitirá tener los lineamientos para la adaptación, mitigación y resiliencia frente al cambio climático, además de una invitación al trabajo conjunto entre Gobierno Distrital, cabildo, sector privado y ciudadanía.

 

“Agradezco a la autora y ponentes del proyecto por el excelente trabajo conjunto con la Administración Distrital que, sin duda, nos impone tareas, actividades y obligaciones con una vara muy alta, pero que nos dejará en una posición mucho más fuerte y robusta para enfrentar este enorme reto de toda la humanidad”, aseguró la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

 

Bogotá no es ajena a los drásticos cambios ambientales que se vienen presentando en el mundo. El aumento de los gases de efecto invernadero, el incremento en la temperatura en más de 1,5 °C y los desastres naturales relacionados con el clima hacen que estas decisiones se conviertan en un punto de inflexión para cambiar de hábitos e implementar acciones que permitan cuidar y conservar el medioambiente.

 

“Este es un hito para América Latina y nuestro país. Declarar la emergencia climática, no solo de manera discursiva, sino también acordando e imponiéndonos, a todos los actores de la ciudad medidas estrictas, rigurosas y bien planeadas para enfrentar la crisis de la emergencia climática es vital”, indicó la secretaria de Ambiente.

 

Esta medida se suma a la adoptada por la Administración Distrital el pasado 29 de febrero cuando, desde el páramo de Sumapaz, la alcaldesa Claudia López y los gobernadores de cinco departamentos de la RAPE, declararon la Crisis Climática en Bogotá y la Región. Estas decisiones están encaminadas a que los ciudadanos e instituciones trabajen articuladamente en la creación de estrategias que permitan disminuir los efectos negativos de la emergencia climática.

 

Proteger el recurso hídrico, conservar la biodiversidad, disminuir las altas concentraciones de dióxido de carbono, cambiar hábitos, calles libres de combustibles fósiles y transformar la forma de producir y consumir, son algunas de las acciones que se deben implementar para garantizar el bienestar humano, especialmente el de las poblaciones que son más vulnerables ante la crisis climática.

 

“Disminuir el 50 % de los gases efecto invernadero para 2030 y convertirse en carbono neutral para 2050 son unos de los retos adquiridos en el Acuerdo que ya estaban establecidos en el Plan de Acción Climática de la ciudad, pero que ahora tienen un nivel de atención política adicional que no permitirá cambios con nuevas Administraciones”, resaltó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

 

Bogotá es una de las ciudades de América Latina que ha venido adoptando medidas para reducir las emisiones, tener un aire menos contaminado, incrementar la plantación de árboles e incentivar cambios de hábitos en las personas con el propósito de frenar el impacto negativo en los espacios naturales.