Autoridades decomisan 3.251 kilos de pollo y clausuran 1 expendio por infringir normas sanitarias

La Secretaría Distrital de Salud (SDS), en un operativo de inspección, vigilancia y control realizado hoy a expendios y sitios de almacenamiento de cárnicos en el sector del barrio María Paz, en conjunto con la Secretaría de Gobierno y la Policía Metropolitana, clausuró 1 establecimiento y decomisó más de 3 toneladas de productos de pollo, gallina y productos cárnicos comestibles.

Las medidas sanitarias impuestas se deben a que la carne y demás productos cárnicos comestibles estaban almacenados de manera inadecuada, y no conservababan  la cadena de frío o se desconocía su procedencia.  

En desarrollo de las acciones de inspección y control en la ciudad, durante el primer semestre de 2019 la SDS decomisó más de cinco toneladas de productos cárnicos y clausuró 89 establecimientos por infringir las normas sanitarias. Las localidades en las que se ha decomisado mayor cantidad de productos son: Kennedy (3.365 kilos), Usaquén (588 kg), Mártires (378), Antonio Nariño (232), Tunjuelito (114) y San Cristóbal (113).
 
En Bogotá hay alrededor de 9.700 establecimientos que venden y almacenan productos cárnicos, sin embargo, en 2019 solo 40% ha adelantado ante la SDS la solicitud de autorización sanitaria para su funcionamiento, que garantiza que los productos son adecuados para el consumo.

En este sentido se invita a los comerciantes hacer la solicitud de autorización sanitaria ingresando a www.saludcapital.gov.co en su enlace de la campaña negocios saludables negocios rentables. 

Para minimizar los riesgos que pueden afectar la salud de los consumidores y propiciar enfermedades trasmitidas por alimentos se deben tener en cuenta estas recomendaciones a la hora de comprar estos productos:

•    Verificar que el establecimiento tenga buenas condiciones de aseo y limpieza y que el personal que manipula los productos porte uniforme completo y limpio.

•    Solo comprar en establecimientos que mantengan la carne refrigerada.

•    Si la carne está empacada, verificar que tenga rotulado con fecha de vencimiento y que se encuentre vigente.

•    El producto no debe oler mal, si es así, no lo consuma y deséchelo.